Ante la situación en la provincia, el Obispado de Jujuy convoca al diálogo

En medio de la conflictividad social y los debates por la reforma de la Constitución Provincial, la curia jujeña llama a aliviar las dificultades y a dialogar para ayudar a quienes más necesitan.

La iglesia convoca a un diálogo “constructivo y superador”

El Obispado de Jujuy convocó a un diálogo “constructivo y superador” frente a la conflictividad social que se vive en la provincia por reclamos gremiales y en medio de los debates por la reforma de la Constitución Provincial.

“Tanto a nivel nacional como provincial es urgente que el Estado vea la manera de aliviar tanta dificultad y que los argentinos nos encontremos en un diálogo fecundo que busque ante todo el bien común y proporcione ayuda a los que más necesitan”, planteó en un mensaje.

“Exhortamos a un diálogo constructivo y superador que no olvide nuestras raíces cristianas y los valores que nos vieron nacer como Provincia y como Nación e invitamos a todos a hacer su propia contribución para favorecerlo”, sostuvieron las autoridades diocesanas.

Texto del mensaje

Ante los hechos de público conocimiento y frente a la conflictividad social que vivimos, el Obispado de Jujuy quiere acercar una palabra de serenidad y de convocatoria al diálogo. Lo hemos hecho en las oportunidades que pudimos a través de los medios de comunicación social.

Todos sabemos que la situación económica está muy delicada para toda la población y que a todos les resulta muy difícil llegar a fin de mes por la incidencia grave de la inflación en los salarios.

Tanto a nivel nacional como provincial es urgente que el Estado vea la manera de aliviar tanta dificultad y que los argentinos nos encontremos en un diálogo fecundo que busque ante todo el bien común y proporcione ayuda a los que más necesitan.

También somos conscientes del momento histórico que vive la Provincia ante la reforma de la Constitución Provincial.

Exhortamos al diálogo en ambos casos, y dejamos constancia de los aportes que hemos realizado a la Convención Constituyente, buscando siempre el mejor clima de entendimiento y la madurada resolución de las normas que regirán nuestra historia por muchos años.

Exhortamos a un diálogo constructivo y superador que no olvide nuestras raíces cristianas y los valores que nos vieron nacer como Provincia y como Nación e invitamos a todos a hacer su propia contribución para favorecerlo.

Al celebrar este fin de semana la fiesta del Corpus Christi pedimos a todas las comunidades cristianas unirnos en la súplica por estas intenciones.

Rogamos a Dios y a nuestra Madre la Virgen de Río Blanco que nos ayuden a superar estos momentos de crisis, con la misma entereza que lo hicieron nuestros mayores que no dudaron en protagonizar el Éxodo, con todo el sacrificio que implicó.